La Revista
     
         
    página 4    
         
Velázquez, el pintor de los pintores
     
gaudi.jpg Nacido en Sevilla en 1599, desde muy joven demostró gran talento artístico. Recibió su primera educación plástica de Francisco Herrera, el Viejo, pero fue Francisco Pacheco quien guiaría a Velázquez en su primera etapa. A los 23 años el pintor tomaría una decisión trascendental para su carrera: ir a Madrid. Tenía el don y el arrojo necesarios como para intentar hacer un retrato del Rey Felipe IV. Lo logró y el monarca lo premió nombrándolo su pintor de cámara, uno de los mayores honores reservados para un artista.
         
  La información    
     

Aún hoy la pintura del español produce esa mezcla de incredulidad y asombro, a través de personajes y escenas dotadas de un sorprendente y sereno realismo. Sin embargo, para el pintor lo importante no era asombrar por su capacidad de reproducir lo que veía, sino demostrar hasta dónde podía llegar con la pintura. Pero a pesar de la fama, de los reconocimientos que se le hacían y de la holgura económica en que vivió, el pintor estaba obsesionado por entrar en la aristocracia. Dedicaría sus últimos años de vida a conseguir un título nobiliario, dejando incluso de pintar. Sólo en 1659, un año antes de su muerte lograría ser admitido en la nobleza. Sin embargo, en ese período creó una de sus obras maestras: Las Meninas, un gran retrato de la familia real. Sería ese lienzo, y no el sufrido título nobiliario, lo que llevaría a Velázquez a la inmortalidad.


En el año 1628 el pintor Petrus Paulus Rubens llegó a la corte de Madrid en misión diplomática. Rápidamente hizo amistad con el entonces joven y exitoso artista español Diego Velázquez (1599-1660). El maestro flamenco hablaba maravillas de las grandes colecciones artísticas que había visto en Italia. Velázquez sólo escuchaba y soñaba con conocer, algún día, las obras que tanto entusiasmo despertaban en Rubens. Finalmente, en agosto de 1629, abandonó Barcelona rumbo a Génova, de ahí se dirigió a Milán, Venecia, Florencia y Roma. Fueron dos años de viaje por el país, tiempo suficiente para que el pintor estudiara de cerca el arte de Miguel Angel, Rafael y Leonardo.
Hoy por hoy y gracias a los avances informáticos, es posible disfrutar de la obra de este gran artista a través de Internet, sin necesidad de moverte del lugar donde te encuentres, con posibilidad incluso de obtener cualquier información biográfica, o de su obra, sin restricción alguna. Aunque el encanto no sea el mismo que tendiendo frente a tus ojos el lienzo original, es una de las vías de acceso más cómodas para observar la majestuosidad de cada una de sus obras, aunque sea a través de la pantalla de tu ordenador.

 
  Enlaces  
     
 
     
         
  Escríbenos   Necesitamos tus comentarios, queremos que nos expreses tus quejas, que aportes tus ideas, que nos ayudes a crear un OcioTotal cada día mejor. Todo aquello que quieras comunicarnos será altamente valorado y agradecido. Estamos a tu disposición para recibir todo aquello que desees enviarnos. ¡¡No lo dudes!!  
     
     
     
El menú principal de OcioTotal
La Puerta - La Revista - Guia2 - Recopila2 - El Buscador - Recomenda2